Los mejores deshumidificadores 2017

Un deshumidificador puede ser un concepto nuevo para ti, pero son una herramienta muy útil y que muchos consideran necesaria. Un deshumidificador funciona un poco como un aspirador, absorbe el aire de un lado, le quita la humedad y lo devuelve a la habitación. La humedad se queda en una serie de tanques que después tienes que vaciar.

PRODUCTO Capacidad Dimensiones CLASIFICACIÓN VER EL PRODUCTO
2,0 L 47 x 17 x 28,9 cm REVISA PRECIO
3,5 L 33 x 22,4 x 55,8 cm REVISA PRECIO
2,0 L 33 x 35 x 42 cm REVISA PRECIO
2,1 L 32 x 25 x 43,2 cm REVISA PRECIO
2,0 L 40,5 x 26 x 22 cm REVISA PRECIO
0,5 L 29 x 16,4 x 13 cm REVISA PRECIO
0,5 L 22 x 154 x 13 cm REVISA PRECIO
0,25 L 28,4 x 16 x 13 cm REVISA PRECIO
0,25 L 28,2 x 16,2 x 13 cm REVISA PRECIO
1,3 L 24,5 x 18,6 x 11,8 cm REVISA PRECIO

Muchos desencadenantes de alergias prosperan en la humedad, especialmente ácaros y moho. Los deshumidificadores son particularmente útiles si vives en un clima húmedo o si la habitación en la que duermes, trabajas o estás usualmente tiene humedad. También si no hay suficiente ventilación comprar un deshumidificador es conveniente.

Algunos de los síntomas más comunes de alergias pueden ser nariz congestionada, picazón en los ojos, lagrimeo, estornudos o dificultad para respirar, sarpullidos o irritación en la piel. Muchas alergias contribuyen al asma tanto en niños como en adultos.

Además los deshumidificadores te pueden ayudar a conservar mucho más que tu salud, el exceso de humedad puede provocar moho en los muebles o en las paredes, además si tienes papel tapiz la humedad es una pesadilla que los destruye. Las bacterias y hongos pueden aparecer en cortinas y otros elementos de tela en una casa cuando la humedad es constante y no hay tiempo para secarse.

Beneficios de tener un deshumidificador

deshumidificadorSin duda el mayor beneficio de tener un deshumidificador es la reducción los niveles de humedad y hacen que el espacio al que se le quita la humedad tenga menos ácaros, moho y otros contaminantes. En general los aparatos más modernos no consumen demasiada energía y mejoran la calidad del aire en el hogar. Además es relativamente fácil encontrar más de un deshumidificador barato y efectivo que puede hacer el ambiente de la casa de mucho mejor calidad.

Otra ventaja de tener un deshumidificador es que ayudan a reducir ciertos olores que acompañan a lugares con gran humedad, además de proteger tus pulmones también ayuda a proteger tu ropa y muebles de la humedad, en climas o estaciones extremadamente húmedas incluso las sábanas de la cama necesitan cuidado extra.

Sin importar si tienes un deshumidificador barato o caro puede ayudarte a prevenir irritación en la piel y en las vías respiratorias debido a que ayuda a que haya menos polvo en el espacio en el que se utiliza. Para algunos el deshumidificador combinado con el aire acondicionado hace que funcione con mayor efectividad ya que el aire acondicionado enfría el aire quitándole la humedad, así que el deshumidificador ayuda con el trabajo.

Tipos de deshumidificadores

Hay dos tipos principales de deshumidificadores a escoger que pueden ayudar a solucionar tus problemas de humedad y que son buenos para diferentes necesidades.

1. Los deshumidificadores refrigerantes o con compresor. Muchos aseguran que estos deshumidificadores son los que funcionan mejor en altas temperaturas con alta humedad. Estos deshumidificadores succionan el aire hacia un filtro y después lo pasan por bobinas frías, el aire se condensa en las bobinas y el agua se queda en el tanque.

2. Humidificadores desecantes o sin compresor. Estos están diseñados para funcionar de manera efectiva en temperaturas más frías, como para edificios de ciertos materiales que además de atraer la humedad también son fríos. Los humidificadores desecantes utilizan un material absorbente para extraer el agua del aire y después este material se calienta para que la humedad caiga al tanque. Es por este motivo que estos deshumidificadores utilizan un poco más de energía, la producción de calor los hace menos eficientes que los refrigerantes.

¿Cuánto cuesta un deshumidificador?

Antes de decidirte por cualquier deshumidificador precios, calidad y sobre todo tus necesidades son básicas. Un deshumidificador barato puede costar alrededor de $40 euros, mientras que uno caro puede llegar hasta los $300 euros. El precio depende de la capacidad de contención que tiene el deshumidificador y cualquier otra característica especial que incluya.

Al decidir comprar deshumidificador o cualquier otro elemento para el hogar, muchas veces lo más importante no es el precio sino las necesidades del comprador. La mejor opción no siempre es la más cara, por ejemplo si el lugar en el que se va a poner el deshumidificador es pequeño, entonces no merece la pena comprar uno con gran potencia y capacidad.

Lo más importante al elegir es comparar más de un deshumidificador. Para comparar un deshumidificador Amazon es una excelente opción ya que incluso tiene comentarios de algunos usuarios que te pueden ayudar con tu compra.

Tamaño de los deshumidificadores

El rango de capacidad de los deshumidificadores va desde medio litro hasta 20 litros. Esta capacidad se refiere a cuánta agua pueden contener, esta es el agua que la máquina le está quitando al ambiente y que se recopila en contenedores dentro del deshumidificador.

El mejor tamaño depende primero del lugar dónde se va a colocar el deshumidificador, si se quiere específicamente para el dormitorio o una habitación pequeña, un deshumidificador con mediana capacidad será suficiente, ahora que si se quiere poner en un espacio más abierto como la sala o la cocina, entonces es mejor tener un deshumidificador con mayor potencia y capacidad.

El tamaño del deshumidificador también tiene que ver con la capacidad de extracción de humedad, hay que tomar en cuenta que lo que muchos deshumidificadores dicen que van a extraer no es correcto al 100% ya que son probados en temperaturas extremadamente húmedas, casi bosques tropicales, así que a pesar de que las características digan algo siempre se tiene que esperar un rendimiento diferente dependiendo de las condiciones climáticas específicas del lugar donde se vive. Así que si estás buscando quitar la mayor humedad posible, quizá invertir en uno de mayor capacidad es lo ideal.

Un deshumidificador con mayor capacidad y por lo tanto más costoso también se puede considerar si no se quiere estar constantemente retirando el recipiente con el agua para vaciarla. Si el deshumidificador se usa mucho por largos periodos de tiempo, y tiene poca capacidad, entonces hay que vaciar constantemente el tanque, de lo contrario el agua se derramará y la efectividad del aparato decaerá considerablemente. Los deshumidificadores con más accesorios o mayor volumen pueden ayudar en este caso ya que muchos tienen una manguera que permite drenar el agua constantemente sin necesidad de vaciar el tanque, o los de mayor capacidad pueden estar más horas sin necesidad de ser vaciados, la mayoría, toda la noche.

Qué características debo buscar en un deshumidificador

Un deshumidificador que permita drenar el agua fácilmente es uno que vale la pena considerar, no importa dónde compres tu deshumidificador Amazon, tiendas o por catálogo, que se pueda vaciar fácil es mucho mejor que comprar uno barato con el que tengas que luchar todos los días. No olvides revisar que la manguera esté incluida porque muchos tienen la función de drenaje con manguera pero tu la tienes que comprar en algún otro lugar, este paso no es complicado ya que se puede conseguir fácil, pero siempre es mejor tener todo en un mismo paquete.

En los deshumidificadores que son refrigerantes siempre es bueno buscar que tengan tecnología para que el agua no se congele dentro del aparato, de lo contrario puede provocar escarcha y interferir con el correcto funcionamiento del deshumidificador. Los que son desecantes no necesitan tener esta tecnología, pero muchos ofrecen protección contra el sobrecalentamiento del aparato para evitar accidentes.

Por otro lado hay deshumidificadores que tienen un monitor de humedad en el aire, aunque tienden a ser más caros, éstos pueden regular y mantener un nivel de humedad predeterminado en el lugar, así que en lugar de prender y apagar el deshumidificador dependiendo del clima, el deshumidificador se ajusta por sí solo para mantener el nivel de humedad deseada.

No importa donde compres tu humidificador Amazon o tiendas, siempre es bueno tener un humidificador que haga el trabajo rápido, un motor de buena calidad asegura que la humedad del aire va a ser succionada rápidamente y que va a necesitar menos energía para trabajar en climas muy húmedos. Los peores humidificadores son aquellos que tardan mucho tiempo succionar el agua del aire.

Algunas otras características que no son vitales pero sí aumentan el valor del deshumidificador por ejemplo que el cable tenga un tamaño adecuado para que el deshumidificador se pueda colocar en un lugar adecuado independientemente de donde se vaya a conectar. Algunos deshumidificadores tienen cables retráctiles que son muy prácticos no solo para guardarlo después de usarlo, sino para colocarlo sin que el cable pueda provocar ningún accidente.

Un temporizador es una gran opción para un deshumidificador porque se puede programar para funcionar un tiempo determinado. Muchas veces por las noches la temperatura y la humedad cambian, así que el humidificador se puede ajustar para que funcione un par de horas cuando más se necesite y después apagarse sin ningún problema, sin que te tengas que despertar para ajustarlo. Esto ayudará a ahorrar energía y el funcionamiento de tu deshumidificador será más efectivo.

Algunas recomendaciones para usar tu deshumidificador

En la mayoría de los deshumidificadores se puede ajustar el nivel de humedad que se quiere, usualmente el promedio de humedad en una habitación debe ser entre 30% y 50%

Antes de poner tu deshumidificador a funcionar es importante que aspires o quites el polvo de la habitación dónde lo vas a colocar, también hay que cerrar las ventanas. El deshumidificador tiene que colocarse en la mitad de la habitación y no se debe poner cerca de las paredes, cortinas o muebles, sobre todo si éstos son de tela.